Install this theme

Posts tagged: Eramos hombres locos y valientes

ERAMOS HOMBRES LOCOS Y VALIENTES
Eramos hombres locos y valientes. De aquello no había ninguna duda. Si no lo hubiéramos sido, jamás habríamos aceptado hacer aquel viaje que nos propuso El Viejo. Atravesamos alguno más de siete mares, alguno de ellos, más de uno, al que incluso tuvimos que poner nombre. Perdimos hombres buenos, como El Callao o El Portugues, ahogado mientras la tormenta calibraba las ganas que teníamos de llegar a nuestro destino. Pasamos sed, hambre, calor, frío, angustia y casi ninguna esperanza. Las espadas y los cañones cansados, las velas jirones, la madera llena de agujeros. Pero eramos la tripulación del Argonauta, y nuestro capitán era El Viejo. Y voto a bríos que todo mereció la pena cuando vimos a nuestro capitán arrodillarse delante de aquella sirena de ojos eternos y pedirla su mano para terminar sus días de pirata en aquella isla que Dios seguro que no había visitado nunca.

ERAMOS HOMBRES LOCOS Y VALIENTES

Eramos hombres locos y valientes. De aquello no había ninguna duda. Si no lo hubiéramos sido, jamás habríamos aceptado hacer aquel viaje que nos propuso El Viejo. Atravesamos alguno más de siete mares, alguno de ellos, más de uno, al que incluso tuvimos que poner nombre. Perdimos hombres buenos, como El Callao o El Portugues, ahogado mientras la tormenta calibraba las ganas que teníamos de llegar a nuestro destino. Pasamos sed, hambre, calor, frío, angustia y casi ninguna esperanza. Las espadas y los cañones cansados, las velas jirones, la madera llena de agujeros. Pero eramos la tripulación del Argonauta, y nuestro capitán era El Viejo. Y voto a bríos que todo mereció la pena cuando vimos a nuestro capitán arrodillarse delante de aquella sirena de ojos eternos y pedirla su mano para terminar sus días de pirata en aquella isla que Dios seguro que no había visitado nunca.